Mesa Central

+56 2221 53662

Sala de ventas:

San Francisco de Asis #150, Of. 214, Vitacura.

Impresión 3D y los hijos

Como hemos mencionado en nuestros artículos anteriores, la impresión 3D es una de las tecnologías con mayor proyección actualmente.

Niños experimentando Impresión 3D / Impresora Lulzbot Mini

Este nuevo concepto de imprimir nuestras ideas ya se está implementando es diversos campos profesionales como la medicina, diseño, arquitectura, ingeniería, etc. Es aquí donde vemos una oportunidad de preparar de antemano a nuestros futuros profesionales a través del poderoso concepto de Aprender Haciendo.

Hoy en día, países como Australia, Estados Unidos y España, entre otros, son los vanguardistas en éste sentido, habiendo integrado ésta tecnología en gran parte de sus aulas educativas, tanto de educación media y superior como básica, todo a través de programas en los cuales se propone dotar con impresoras 3D los establecimientos educacionales gracias a convenios de éstos con las empresas del rubro.

Actualmente, la realidad de la impresión 3D en Chile en relación con nuestros colegios y universidades no se ve distante a la ya mencionada en otros países, sobre todo en universidades donde ya estamos viendo avances en la integración de éste tecnología, sin embargo aún falta mucho camino por recorrer, y comenzar desde la educación en los colegios a experimentar con éste tipo de tecnología.

¿Por qué la necesidad de insertar la impresión 3D en la educación en Chile?
Según el informe NMC Horizon Project (www.nmc.org) de educación superior de 2015, el cual habla de las tecnologías emergentes y evolución de éstas en las aulas de educación, se da por seguro que la impresión 3D será una de las grandes tendencias tecnológicas que se adoptarán en los establecimientos de educación dentro de los próximos 4 años.

Pero, ¿Qué ventajas nos entrega esto?

1. Mayor interés de los estudiantes: La opción de contar con una nueva tecnología, aprender a través del “hacer” y ver los resultados de sus propias creaciones traducidas en un objeto impreso, puede ser un gran incentivo y motivación para el aprendizaje para una gran cantidad de alumnos a través de un nuevo concepto de educación.

2. Interacción y participación: Uno de los conceptos que se está utilizando en muchas partes, incluyendo nuestro país, es el espacio llamado “Makerspace”, donde se agrupan distintos profesionales de diferentes áreas, los cuales comparten ideas, conceptos y conocimiento entre sí, ayudándose unos a otros a desarrollar sus propias tareas. Si llevamos esto al mundo de la educación, podríamos llegar a ver grandes progresos y resultados al respecto, colaborando a fortalecer la capacidad de gestión y liderazgo.

3. Desarrollo de la creatividad: Sin duda el hecho de diseñar una idea para luego materializarla, implica un uso de la creatividad que uno no acostumbra en el día a día, trayendo grandes beneficios y desarrollo de la capacidad de resolver problemas a futuro, aptitud necesaria para los desafíos del futuro.

También podemos ver en el reporte de NMC Horizon, algunos casos que no dejan de llamar la atención; un alumno de primer año de Ingeniería eléctrica de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Nairobi, ha inventado un dispositivo que ayuda a los médicos a instalar con gran exactitud, agujas intravenosas para niños.
Un estudiante de diseño de Turquía, ha logrado imprimir un yeso de bajo peso llamado “The Osteoid”, el cual incluye un sistema de ultrasonido que favorece el crecimiento óseo.

Como podemos ver, son muchas las ganancias que podemos obtener al relacionar a integrar la impresión 3D a la educación, objetivo que podemos plantearnos en el corto plazo en Chile para de ésta manera adelantar y facilitar el desarrollo de las diversas aptitudes necesarias para afrontar el mundo laboral del futuro de nuestros jóvenes!.

¡Saludos desde el Imperio!